*LATIDOS*






Un placer conocerte

(De Internet y sus mundos...)

Porque tú fuiste una de las ventanas por las que me asomé y pude ver un mundo sin fronteras… Porque me permitiste gritar, reír, llorar… Porque me diste la posibilidad de sentir otras manos que no podía tocar… Porque abriste las puertas a la comunicación y el conocimiento… Porque fuiste ese mundo paralelo y no por ello menos real que me brindó volar… Porque a través de ti pude ser ese granito de arena y ayuda para aquellos que siempre sonríen aun cuando nada tienen… Porque me has hecho crecer… Porque has alimentado mi alma con tantas otras almas de esta red… Porque fuiste el camino de muchos otros caminos que unieron sus pasos hacia un mismo destino… Porque pude ver su rostro y escuchar su voz cuando estuvo lejos… Porque me acercaste a otras vidas, otras culturas, otras sonrisas… Porque dibujaste paisajes y bosques, soles y flores, en mis días grises… Porque me incitaste a hilvanar cada trocito de mi vida y cual pétalos dejarlos posados en este camino de sentires y abrazos… Porque me dejaste pintar mis sueños y lanzarlos al viento cual mensaje en una botella… Porque me llevaste a la alfombra roja con mi dulce caballero… Porque eres paz, eres rebeldía, eres la voz de tantos que quieren ser escuchados y comprendidos… Porque eres eslabón de esta interminable cadena de humanidad que desea unir sus fuerzas… Porque muestras esa verdad que otros medios esconden o cuentan a medias… Porque somos uno, somos todos, testigos de un mundo que se nos va de las manos… Somos valor, somos potencia, somos soldados de la paz y la verdad entre cables y teclados… Somos niños, adultos, ancianos; somos lo que somos traspasando estas puertas para que pueda llegar nuestro aliento de ánimo dispuesto a luchar… Porque eres ese puente indestructible que tanto temen  aquellos que manejan bajo el engaño y la corrupción… Eres pólvora que se esparce por cada esquina de la vida… Y aun cuando hay que tratarte con cuidado ante ese otro lado oscuro que a veces tienes… eres mundo de mundos, y ha sido un placer conocerte.


*GinebraBlonde*






A tu lado

Para que no me doliera el saber que ya no estabas me inventé una callejuela y en ella andaba descalza y te vi a lo lejos, no quise acercarme, más el amor me guió a donde yacen tus heridas y las vi vivas, latiendo, pidiendo a gritos auxilio. Y desde ese día sin que lo notes te acompaño a donde vas, y cuando el aire te rosa son mis manos las que sientes, es el toque de mi esencia lo que llena los vacíos que aún llevas. Descansa amor sobre mis piernas, cierra los ojos y respira.









Aquel Viento de Primavera


Era tan solo un sueño,
un delirio que fluía
como canícula de deseo
en una tarde de primavera,
era un viento fresco
con jirones de debilidad,
prometía el cielo con su azul
unos matices tenues
tatuando tu piel.

Estabas allí,
estoy seguro que estabas allí,
donde se prodigaban tus labios,
donde yo era viento
tendido en tu lecho
esperando embriagarme
del fervor de tu reflejo,
lentamente,
suavemente,
roce las dunas de tu piel,
estabas allí, lo sé,
como aquel viento
de una recién llegada primavera,
como un bosquejo
de claridad prematura,
sentía tu ternura
hundiéndose en mí.

Te juro que no podía saberlo
no podía quebrar mi razón,
quizás imprecisa mi mente
alcanzaba otra dimensión,
pero yo te sentía,
en la árida asimetría
de aquel solsticio,
en lo más profundo
de un amor que nacía,
que nacía y crecía
al tránsito de un viento
en un sueño de primavera.







Había una vez, en un país muy, muy lejano, una pequeña princesa de largos cabellos dorados como rayos de sol. La princesita era el fruto del amor entre el viejo Rey del Bosque y el Hada Maestra.
Desde muy niña había tenido que enfrentarse a algunas dificultades, que pusieron a prueba su coraje. Pero ella había heredado el temple y la determinación de su padre, y cada cosa la transformaba en algo positivo. De su madre había heredado la curiosidad y las ganas de aprender, de hacer; por ello siempre estaba con la naricita dentro algún libro. Fue así que, aunque todo le fuera hecho y servido, ella aprendió a cocinar y a coser, entre muchas otras cosas.
A medida que la princesa iba creciendo, más aumentaban sus ganas de aprender, su deseo de estudiar. El viejo Rey probaba a explicarle que ella no tenía por qué ir a la escuela, que ella era diferente al resto de las niñas. Sin embargo, exactamente eso era lo que ella no quería. Ella no deseaba ser diferente, ella quería ser como las otras niñas de su edad. Más grande se hacía, más rebelde se volvía. Su madre, el Hada Maestra, ya no recorría el castillo buscándola, iba directamente a la cocina, y allí la encontraba cubierta de harina, probando y preparando alguna nueva receta.
Finalmente, cuando la princesa estuvo por cumplir los dieciocho años, eligió su destino. Al llegar el día de su mayoría de edad, ella dejaría la corona y todo lo que ella significaba. Deseaba partir a recorrer el mundo, a conocer los miles de rincones y misterios que éste aún tenía reservados para ella. Vestiría como cualquier otra joven mujer de su edad. Estudiaría y buscaría un trabajo para mantenerse. Los Reyes temían que su princesa, la niña de sus ojos, no comprendiera del todo aquello a lo que debería enfrentarse; sin embargo la joven les respondió que desde ese día su única corona sería la libertad.





Y se paró el tiempo I

No pude evitar que mis ojos se cruzasen con los tuyos. Pura casualidad nos llevó a encontrarnos, dónde no debíamos, ó dónde sí debíamos. Tal vez porque somos tan iguales y tan distintos, tal vez por éso no fuimos  lo que sé, estábamos destinados  a ser; pero tal vez por ello, tuvimos la misma reacción. Apartamos la mirada, mientras en el fondo de mi estómago y en el tuyo comenzaron a removerse todos los recuerdos que ambos nos habíamos esforzado en enterrar.

Pero al mismo tiempo en que ambos nos regodeamos en lo que nos envolvió durante años; nos buscamos de nuevo, impacientemente, y de punta a punta de una barra de bar repleta de gente. Personas gritando, cantando y bailando y a pesar de éso y sé, porque sé quién eres, sé que el silencio se adueñó del bar y sé que la gente, la música, todo, se fue para dejarnos paso a NOSOTROS.

Nos clavamos los ojos, temerosos, ansiosos, pero extraños. Ninguno de los dos esperaba volvernos a cruzar y la casualidad, la causa y el efecto, lo que podía ser y no fue, nos habían llevado a encontrarnos. Podría haber sido que incluso en este local, tan grande, y tan abarrotado, estuviésemos a metros y no habernos localizado, pero creo que la atracción seguía intacta, que la magia estaba viva, y que justo éso, ésas estrellitas destelleantes de una varita mágica, giraron nuestros ojos en busca del otro.
Sigue en…









CON SABOR A MÍ

En nuestra senda hay caminos
Que a veces, al andarlos,
Nos unen o nos separan
Y, mientras juntos caminamos,
Nos embarga la ilusión.
Compartimos esa esencia
Que deja huella,  presencia,
Un perfume y un sabor
Del sentir, del corazón.
En mi el tuyo yo llevo,
Es mezcla de miel y jazmín
Y en ti ¿quedó un sabor a mí?

Cual sea el rincón
En que la vida por ti late,
Y el tiempo, en su vientre,
Te guarde y te esconda,
A través de la distancia,
Es posible que del amor
Sublime y eterno,
La semilla sembrada
En tu entraña germine
Y, en tu alma florezca,
Por amor, la bella rosa
Con sabor a mí.

Saberte feliz es mi dicha,
Bendiciones cuentes
Todos los días de tu vida.
En el reino de tus horas
La felicidad completa sea
A través del tiempo
Y la gran distancia.
En el fondo de tu ser  guardes
La esencia libre, amorosa y dulce,
Regalo de lo Divino,
Con sabor a mí.











Reteniendo el tiempo

Aún puedo escribir sobre mis hojas cansadas
puedo hacerlo con la tinta invisible
de un atardecer sombrío
una letra, una palabra, quizás un poema inacabado.
Puedo modificarte en mi mente
reinventarte de mil formas distintas
que evite acostumbrarme a llorarle a tu recuerdo.
Puedo olvidar tu despedida
y quedarme suspendida en ese espacio
que se desprende de la penúltima sílaba
y quedarme allí… alargando el final.

Lo que no puedo hacer es borrar este sentimiento
que nació el conocerte.












PETER PAN (UNA NOCHE CONTIGO)

Hicimos el amor sin prisas,
como dos fuegos rozando el cielo,
como dos abriles deteniendo la primavera,
como dos náufragos nadando en el mismo mar,
como dos dioses pulverizando el reloj de nuestro aliento
con esa calma donde, se acarician las almas,
suavemente, mezclando libertad y sentimiento.

Extraído del texto:











FALDA DE VERSOS

¿Qué océano dEscribe tu alma?
Besamos las orillas
de algunos de los pretéritos
en los que se nos escapó la vIda.

Somos Océanos
que versan MarIsMas.
Pasajes apaisados
en proCesión de días.

Letanía de flEcos
-hechos falda de verSoS-
en la que cada uno siente
las marejadas  que sacian
la sed de su tinta.

No dicen nada,
y, a la vez todo.
Porque entrenzan hilos
entre tinta y pupila
para ser arena y sal
bajo sol o sobre herida.

Y en la hendiDu[d][r]a
 de un reCuerdo
se hace isla
la resaca de tus versos.

Y en la celeridad de él
-des-tiempo
me vuelvo beso
sobre los labios
del poema perdIdo...

Que ahora saboreas cierto.
Que ahora desArChiVas
de la carpeta SIgilo.

Porque a tientas
con uno mismo
dEscribe el alma
nuestro SiperoNo.











GUERRERA


Se diluyó la sal
por el vasto paisaje
mezclándose
con el yermo terreno
de la oscuridad parida.

Rasgó la negra cortina
con la cuerda del dolor
y se dejó caer, 
hincada ante la espesa soledad.

Maldijo a la brisa
que le robó el aliento
rasguñando las vísceras
que no liberaron 
el vocablo indómito y amordazado.

Venció el asalto imperioso
que le arrastró al clave terrenal
e impregnándose de coraje
descorrió el telón ante su enemigo,
ofreciendo la alianza para la batalla.

        Luchar.        





Te espero


Hoy quiero tenerte más que nunca
mis ansias y mis deseos te anhelan
estoy en mi cuarto
despojándome de mis ropas
cuando oigo el pomo de la puerta
abrirse.

Te quedas en el quicio de la puerta
y yo sigo despacio desojando
como bajar mis medias
para que mientras tú te deleites.

Te observo de reojo
como me miras
mojando con tu lengua
tus resecos labios.

Vas a hablar y con un gesto te digo
no… calla
mira
observa
y después actúa.

Mientras con suavidad táctica
me quedo en ropa interior
te hago un gesto
y vienes hacia mí
ya estás encendido
y eso me gusta…
pues no hay más placer
que saber que eres deseada.

Juntos, amarrados de las manos
entrelazados de pasión y deseo
nos abrazamos, besamos
y entonamos la mejor
de las canciones
nuestras propias respiraciones
van subiendo
jadeando
gimiendo
te susurro al oído
vamos
en ese momento siento como tus manos
me tiran de mi pelo
y tus labios rozan mi cuello
me giras hacia un lado
y con tus fuertes manos
me das una palmada en mis nalgas
y me dices
sonriendo
ven conmigo
y sabrás lo que es el cielo.






Volarán las gaviotas Regresadas Libres

Y es en ese punto
donde Descubrimos
que no basta un nombre en la boca
y no basta la ternura
vagando en la memoria
Y es entonces cuando
nos abandonamos
o es quizás cuando nos abandona
el ancestral temor
y soltamos
Dejamos deslizar los momentos
cada pensamiento
cada palabra hablada
Y se deslizan
en un rumor seco
sordo
a un  punto sin retorno
desde donde no es posible
alzarse sobre el tiempo
Y Solo así
Volarán las gaviotas
Regresadas
Libres





Cielo tibio

Surgían trazos divinos
cielo tibio…
alfombra mojada de rocíos
Impresa la piel por las arrugas de los latidos que marcan los años
inmóvil y consentida
dócil a un sueño que sucede,
dominando la metáfora
adherido a su forma

silencio reposado en un beso
acariciando su aire

Cielo tibio…





Hoy

Hoy noche, llueve.
Quizás como despedida de este día.
Tan parecido al de ayer y sin embargo
 tan carente.
Tan apócrifo.
Tan crucificado.
Tan madrugado de pena.
Tan harto de hastió.
De culpar y culpar...
Al destino?
A los demás?
Y nosotros.
Ahí.
Tirados
 de panza al cielo.
Lamiéndonos las heridas.
Que ni los lobos cicatrizan.
Porque en definitiva.
Los lobos...
somos nosotros.






Despertar.
                

La brisa de la mañana envuelve
el genuino latido madrugador
el corazón descorazonado resuelve
otro amanecer primerizo, conquistador.

Marginales secuencias interminables
despejan las nubes más desconsiderables,
luz entregada, abducida y mimada
abre los ojos de mi virginal amada.

Sonrisa perpetua, eterna, alargada
saluda jovial la nueva hora,
su mano leal, briosa implora
otra batalla alrededor de su almohada.









Dogal.

Enlazada al dogal
del señorío de mi puño
cual brida que firme sujeta,
que contiene tanto como libera.
Con la sangre en un hervidero,
con la alabanza a flor de labios,
con el afán en celo.
El instinto
adopta forma bravía,
toma nombre de mujer.






"Dibujo- El Demiurgo de Hurlingham"


Mara Laira llegó a la radio con aparente calma. Pero sino el tema que planteó,  la forma en que lo hizo, demostró lo contrario.

-Hoy es 19 de abril, día de la autonomía de las personas virtuales, que usualmente reciben el nombre de personajes.

“No pretendo un día feriado, ni celebraciones. Agradecería que se reconociera la importancia de las personas virtuales, que son esenciales para contar historias. Quisiera el respeto de quienes cuentan, crean o recrean esas historias. Admito que necesitan matar personajes, para esas historias, pero exijo que respeten su autonomía, que actúen de acuerdo a su personalidad. ”..

- Y ahora una canción que elegí-

Su expresión no había cambiado, su voz seguía modulado, pero el equipo de producción notó que estaba molesta.

- Mara, te  preparamos algo por tu cumpleaños
- Gracias, ustedes siempre tan atentos.
- Te llamaron unas amigas.

Unas horas,  se encontró con Duality, la mujer felina, que notó su estado de ánimo.

- Todavía no me llamó, no me saludó- dijo Mara- Aveces puede ser tan…
- ¿Cómo está mi modelo preferida?- preguntó una mujer atlética, vestida con un peplo dorico.
- ¡Mi mejor amiga!- exclamó Mara, abrazando a Atalanta.
- Te trajimos unos regalos. Los eligió Regina Clámor.

Mara abrió los sobres, con ansiedad.

- Todavía hay algo más- dijo Duality-

Con nueva ropa, con un corte de pelo distinto, Mara dijo:
- Gracias, por esta sorpresa.
- Fue idea de alguien conocés- dijo una recién llegada, una mujer pelirroja de un metro y medio de alto.
- ¡Dana Serling! ¿Fuiste vos?-
- Fue idea de tu amigo…
- O más que amigo- acotaron Atalanta y Duality-
- Estuvo tratando de llamar a tus amigas, pero es fácil. Por suerte, me encontró a mí. Y yo me encargué de buscarlas.

De haber sido una mujer humana, Mara habría lagrimeado de la emoción.

- Nada de esa cara- Intervino Atalanta- Es tu cumpleaños. Hay que celebrarlo.


Pero esa es otra historia, que tal vez se cuente alguna vez. O tal vez no.

*El Demiurgo de Hurlingham*








Papoila Lilás

Foge comigo Maria, foge comigo Maria
Para longe desta terra
Meu amor, pra toda a vida, meu amor p'ra toda a vida
É a paixão que nos leva

Foge comigo Maria
Foge comigo Maria, já

Se tu fosses girassol, se tu fosses girassol
Eu seria beija-flor
Nesta cama sem lençol, nesta cama sem lençol
Se repete o nosso amor

Deita fora esse lenço, deita fora esse lenço
Não te quero a chorar
Se o teu pai é burro-velho, se o teu pai é burro-velho
Só nos resta não voltar

Foge já...

De quem são estas palavras
Que me escreves meu amor
Se o vento seca as lágrimas
Não me cala esta dor...

Foge comigo Maria
Morre comigo Maria
Foge comigo Maria, já






ACTO DE LOCURA

Cuando por fin logró salir de aquel paisaje perverso, al que nunca más regresaría, era tanto el daño recibido que no le quedaron fuerzas. Y aún menos para echarse cerrojos y candados pesados.

Su aliento ahogado la llevó a cometer una locura increíble: abrió todas las puertas, ventanas y balcones, para que entrase el aire.

Pero algo más que aire entró… e iluminó su espacio.

*Flora Rodriguez*





Lazos VII

Y este cielo pasó, y las estrellas caían una a una mientras a mi alrededor la gente gritaba, lloraba, presas del pánico. El fuego lo estaba consumiendo todo, empecé a correr en busca de Sahar, corrí gritando su nombre y la hallé viniendo hacia mí en medio del jaleo, llevaba su espada en la mano y entonces me di cuenta que yo sostenía la mía también. Poco antes de alcanzarla me desperté sobresaltada; tenía el brazo extendido hacia el lado derecho de la cama donde ella se había acostado la noche anterior, en el sueño no era el único lugar donde la buscaba. Limpié la lágrima que resbalaba por mi mejilla, tuve mucho miedo al no sentirla a mi lado, razón que me obligó a despertarme.
Giré en la cama quedando boca arriba, con mi antebrazo cubrí mis ojos, había amanecido y apenas unos rayos de luz se colaban entre las cortinas.

Me era desconocida la hora exacta en que me abandoné a Morfeo, abrazada a Sahar. Había sido impresionante conocer la razón por la que observaba el cielo estrellado, vigilaba a los prisioneros de esa cárcel que nos cubría, el Abismo que nos cubre; ¿en qué más nos han mentido?

Texto extraído...





Ausencia


Fue una noche fría de un invierno añejo cuando la vi encaminarse hacia mí, una pequeña maleta sujeta de su mano derecha, su bolso colgado al hombro y todo el peso del mundo sumergido en sus ojos.

Aspiré lento y profundo y esbocé una tímida sonrisa, le dije bajito a su oído, para que fuera su alma la que me escuchara.

-¡No regreses, nunca!, piensa sólo en ti.


La vi marcharse y no fui capaz de sostener su mano, ni abrazar sus heridas.

¿Por qué será que pasa el tiempo y sigo sostenida en aquel instante?.









Todavía

Todavía suelo volar
derrumbándome
dentro de mí
extraviado
en el laberinto
de mis muros derruidos
cual partícula invisible
de un planeta lejano
y sin órbita
donde espanto las moscas
buscándome
bajo sus tenaces galopes
como quien se pierde
entre papeles
convertidos en mariposas
o peces inauditos
para otra vez morir un poco
desangrado al filo
de las salvajes palabras
mordiendo el polvo
de batallas perdidas
y errantes
bajo la luna
y todavía pensar en ti
sintiendo la danza
de caballos fosforescentes
en mi cráneo
a un ritmo suicida
y no dejar de ser
montaña
aullido
encender el fuego
para que mi vida
no se reduzca a las cenizas.






Mis Heridas

Dile a la muerte que me conozca y que se entere, que he creado versos que sonrojarían al mismo Shakespeare, soy un sarcástico coherente y si Dios existe, que alguien le pida que mi próxima herida parezca un accidente, y si nos mienten que nadie ayude a mi estado de ánimo, hago apología del suicidio, jugando a la sobredosis con mi desanimo…  animo! que la noche es larga, deja que cada palabra salga, que se impregne con su magia, al final mi cura es la nostalgia.
El día parece simple, sin atajos, sin agravios, paisajes sabios… mientras unos andan ciegos, en un mundo de sordo mudos, yo muestro mi verdad al desnudo, en este infinito agudo, navego y dudo, porque  me parece prematuro, atarme a un nudo.
Cada que escribo pierdo un día más de vida, y me hago un día más inmortal, dentro de una herida.  Yo soy mi propio enemigo, el destino lo uso de abrigo, tus dudas se van conmigo, yo así lo he decidido… o me asesina o me suicido… pero jamás te fallaría, siempre contaras conmigo. Es irónico, quizá utópico, en estos tiempos, el raciocinio suele ser  ilógico.
Me adentro en la introspectiva de lleno, el sol no es mi veneno, realmente… Soy Yo… quien me condeno. Aun te observo con los ojos llenos de nostalgia, derramando amor, presagiando dolor y creando magia.

(“Lo más puro que poseo… son heridas”… JJM)





Chronos

Aferrando al péndulo de la vida
meciéndome en su interminable vaivén
mirando la vida pasar
desde el centro del tiempo.

Desafiando a Chronos
a dar un paso atrás
curvando el tiempo
en especial relatividad.

Lucho contra molinos de viento
una fantasía tal vez
o una anti realidad
que consume mi tiempo.

El minutero avanza
implacable en su labor
engranando las horas
con perfección y decisión.

Abro los ojos
mi existencia se consume
mientras en mis recuerdos
el tiempo no existe.







Espuma de mar

Me hice espuma y me confundí con las olas de la orilla del mar
caminé para adentrarme en sus aguas cálidas y fundirme con él, para ser una gota más del inmenso océano
Quizá así pasaría desapercibida,
nadie repararía en mí, ni tampoco en mi ausencia, simplemente ya no estaría...
La idea de se hace atractiva, porque a pesar de no existir, podría volver cada día a esa orilla y mirarte o deslizarme por tu piel, acariciándote sin prisa, para poder regresar libre a la inmensidad del olvido.






SONETO

Luciente Ángel que, eterno y aferrado
lleváis en cada rayo mi sentido,
relumbrante Luz que, hondo y escondido
en vos halláis mi bien y mi cuidado,

divina Estrella y pura que, penado
mi deseo en vos guardáis y ardido,
borrad, si a bien tenéis, de vuestro olvido
a quien malvive por vos olvidado.

Virad vuestra esfera hermosa al camino
que, oscuro vuestro abandono y frío hace,
y la puerta al calor vuestro abridle.

Sabed que sois sólo vos su destino,
y su afán allí estar do la llama nace;
próvida(1) sed y a vuestro fuego unidle.


1próvido/a: en su segunda acepción propicio, benévolo.






Piel de serpiente


Piel de serpiente.
Escamas
sobre los sacrílegos huesos.
Soy la anónima carne
santiguándose
en su guarida
con los pechos vacíos,
como una paria.

Piel de serpiente.
Tótem sagrado,
húmedo recuerdo
de tu respiración
sobre mi sexo
besando sin aliento
los labios calientes
(de una novia muerta).

Piel de serpiente.
Te susurro
que hay fantasmas entre las hojas,
siento sus telarañas de fuego
arder entre las sábanas
pero tú,
lengua bífida,
besas los pecados
absolviéndome para siempre
de mi misma.

Piel de serpiente
Mutable en las entrañas.
Glorioso tabú
reptando entre mis piernas.








Sekiná…

Mi cuerpo,
zarzal de sarmientos y espinas,
nido de rosas con pétalos engarzados
y esquejes de aguacero.
Sekiná.

Aguacero de mis ojos,
cristales líquidos,
salinos y de transparente Esencia.
Cuentas de rosario con tu nombre,
en el sino de mis manos.
Colmado de vacíos plenos
los cálices sangrados yermos
de esas caricias que penden en zalema.

Palabras mudas.
Quejidos quedos.
Lamentos ignotos.

Aves de espuma púrpura
en mi boca gozan como ángeles caídos
liberados del abismo al Silencio.
Agujas de estigmas
cosen desvelos y vigilias,
lauros y venturas
en penitencia carnal.
Copulan
Tu Ánima,
Mi Animus.
¡Ángelus!

Alzo mi voz callada
y en mí se hace voluntad de Ti.
Tuya.
Tu faz, Tu Iqar.
Sierva, Hija, Reina.
ousía de Tu Carne y Tu Espíritu.
Tu Gloria.
Sekiná.







Vientos de Primavera

En el pretérito perfecto
del universo de nuestras almas,
a orillas húmedas del predicado,
en el frondoso campo de la expresión,
a escasos milímetros de nuestras pieles,
se fraccionan las hojas entre los suspiros
anclándose en nuestras palabras subyugadas.

Seremos la aventura del objeto directo,
la conjunción copulativa sin final,
el nexo sin condiciones,
el adverbio sin orden,
el adjetivo exclamativo
sin tiempo circunstancial,
en nuestro esquema pasional gramatical.

Detendremos los vientos de primavera
libando los verbos de nuestra oración.










Fisura

En el centro,
como en una vitrina de latidos
los sentimientos envuelven
el aire de silencio.

Mientras, un eco inesperado
desnuda la piel a destiempo,
provoca el gemido ,
desabrocha  labios sellados
entre laberintos de soledad inconclusa

© MaRía



Esa estrella que titila

Te quiere, mamá, allá donde esté, mis gritos se tiene que oír, mira esa estrella que titila en el cielo, aquella que brilla más que ninguna, allí está. Sé que te acuna con sus brazos todavía, siento que te protege ¡sí!  Veo su cara linda cuando te miraba para decirte ¡te quiero! Veo sus manos que te acariciaba cuando estabas triste. Presiento todavía su presencia cuando estabas en situación de riesgo. Ella está en nuestros corazones, como  diamantes incrustados en una roca.






…no te pido gritos, te pido susurros…

Me dijiste que me querías. No me dijiste que me amabas. Y me lo dijiste así,  sin rodeos ni filigranas;  de sopetón... Me dijiste que me querías. Y que estabas dispuesto a dármelo todo...Pero yo no te pedía un sol, o las estrellas, ni tampoco la Luna. Eras tú,  el que para tocar mi alma tendrías que venir bien equipado...

Sólo te pedía algo tan simple como que conquistaras mi ser; que enamorases mi mente...que follaras mis sentimientos más íntimos...

Pero lejos de eso, lo único que se te ocurrió fue, sentarme en la mesa,  bajarme las bragas y empezar a comerme el coño...

¡Qué lejos te vi entonces!

Fuiste como un simple objeto; como un simple consolador en los momentos más necesitados; cuando lo físico pide guerra...una necesidad, como rascarse la espalda cuando  acucia un picor, o deshacerse de unos zapatos que aprietan.

Y..

Entonces comprendí que tú, sólo podrías darme lo que cualquiera puede darme...

No te quiero,
no  para eso...
si no eres capaz de...en un soneto
bailar al son de las estrellas
y fantasear con la luna...
seas capaz de saciar mi alma y mi cuerpo...
con las contorsiones más sublimes del placer...
con palabras creativas...
murmullos... susurros... y jadeos....







Catarsis

Noche agria,
las entrañas arden
en pequeñas tormentas.

Soy mi tristeza.
Sangra el dorso de mi mano
dando demasiada importancia a la vida,
al aire que respiro.

Sueño con ser dulce, suave, ligera.
Con los primeros albores
asoma el día.

Soy mi alegría.
Ahora me entretiene la naturaleza.
Me hago águila, mirar el sol de frente
ya no me asusta






“Quien avisa, no traiciona.” Mientras exhalaba el humo del cigarrito, no paraba de pensar a esta frase. Tantas veces se la había oído repetir al Rubio, que ya la había hecho mía. Porque sí, yo aviso... aviso ser jodida. Soy como una niña que necesita de atenciones y mimos, no sé esperar por mucho tiempo por una palabra, un gesto, algo. Y no me gusta pedir, porque si debo pedírtelo, ya no lo quiero. Entonces me convierto en una gata, me contoneo a tu alrededor, ronroneo para que me acaricies; hasta saco las uñas para hacerte notar que siento necesidad de ti... y aviso. Aviso que, todo el fuego que pudieses haber sentido junto a mí, podría convertirse en hielo. Aviso que puedo irme por otros tejados, porque no tengo dueño, porque no le pertenezco a nadie más que a mí misma. Y me hago (la) dura.
Hasta que apareces. Tú y tu sonrisa que me desarma. Tú y tu modo único de llamarme. Tú y tu manera de saberme, de sentirme, de hacerme.
El revés de tu mano pasa por mi rostro, haciendo que ponga mi cabeza de lado y por un instante cierre los ojos. Tu boca se acerca a mi oído y tu voz me susurra un cálido “Te he echado de menos”. Mi piel se eriza a tu contacto y todo mi cuerpo tiembla al saberte nuevamente. Tu mano recorre mi espalda, hasta posarse en mi cintura y pegarme a ti. Tu pulgar sube hasta mi boca, la que tanto deseas, y delínea su contorno. Muerdo mi labio y te escucho mientras dices “Me derrites cuando haces eso”.
Siento la humedad entre mis piernas; el palpitar de mi sexo contra la rigidez del tuyo. Mis manos recorren tu pecho, mis dedos abren tu camisa, deseo sentir tus latidos. Te deshaces de mi ropa y de la tuya. Me recuesto sobre la cama, y tu boca recorre desde mi vientre hasta mi seno. Tomas uno a uno mis pezones; los lames, los muerdes, los succionas; poniéndolos aún más túrgidos, duros, tanto que duelen. Apoyas tu frente a la mía y siento como me abres, como me embiste tu virilidad. Tus ojos, me fijan mientras me penetras una y otra vez. Mientras siento me haces tuya... y tú, tú eres mío.
Tu hombría quema mis entrañas, mezclándose con mi esencia. Y la luz del atardecer entra por las ventanas de mi habitación, encontrándonos a ti y a mí entre las sábanas... un regalo para ambos... algo para recordar... siempre.





Luna

La luna llena es su rostro
Iluminando mis felices noches
De insomnio;

Cuando es cuarto menguante
Se oculta coqueta cansada de tanto
Imaginarte;

Si en cambio está creciente
Se muestra orgullosa por dejar
De nuevo verse;

Y si eres luna nueva en el cielo,
Oscura a la vista, a los ojos ciego
Simplemente la busco dormido
En mis dulces sueños.





Trasfondo.

Muchos ven a través de ti sin reparar en tu fondo.
Es más. Sus miradas te traspasan
como a un cristal impoluto,
como al escudo invisible que protege del vacío.

Sin cuestionarse a sí mismos
te dan por sentada como al aire que respiran,
despreocupados y ausentes, aletargados e insulsos,
pobres en sus alcances, arrogantes y orgullosos.

Sin ser yo muy buen ejemplo de perspicacia o altura,
puedo ver cuán profundos se cimientan tus pilares,
cómo fraguó ese mortero de tu sustancia primera
hasta formar el conjunto que te presenta y define.

No asimilo; bien lo sabes; lo volátil de estos tiempos
y lo fácil que es perderse entre ilusiones ficticias.
No comprendo la renuncia; torpemente consentida;
hacia todo lo otorgado y a su olvido irresponsable.

Por eso pienso: ¿qué esperan obtener si ya lo tienen?
O mejor… ¿de dónde, si no ven lo que hay delante?








Me gusta

Me gusta
cuando me hablas al oído
y yo solo escucho tus susurros.

Me gusta
cuando me nombras,
y cuando dices mi nombre
es como si se parara la tierra.

Me gusta
cuando me miras
y me hablas sin palabras
paladeando el silencio,
ese, que es el único que soporto,
porque lo generas tú.

Me gusta tu voz
que enciende mis sentidos
en busca de mi cuerpo
para convertirnos en fuego.











Vía Crucis

Usada y desechada
acabó endosada:
Es mi vía crucis.
 En esos días de pasión,
de voces excitadas
y pieles erizadas,
vuelven aquellos penitentes.
Los que paso a paso,
plegaria a plegaria,
arrastran su condena en soledad.
Soledad manifiesta,
altiva impotencia:
Es su vía crucis.
Solitarios despechados,
desterrados de cualquier amor,
llegan flagelados desde el olvido.
En esos días de pasión,
de voces excitadas
y pieles erizadas,
retornan desesperados,
vacíos de amor,
carentes de sentido,
sin ton ni... son.
Paso a paso,
plegaria a plegaria,
año tras año,
la vida pasa…
Y el arroz también.












Pintura-Rosas en el mar - Tatiana Aguilera



HE REGRESADO

Tanto tiempo atrapada en el silencio
más que en el silencio: en la nada.
No me arrepiento, fueron días
donde la luz brilló desde otro prisma; pero
el agua siempre busca  la vertiente y, ahora
que se fatigó la angustia en mis ojos
otra vez rosas en el fondo del mar.
En fin. He regresado.





Pintura de Fabian Perez

Te esperé un millón de años

Te esperé un millón de años.
Me senté a tu puerta y
me puse a pintar garabatos en la pared,
miré a través del ojo de tu cerradura para saber si estabas.
Y se me quedó seca
la mirada.

Ninguna melodía
Ni una palabra
Ni un ruido que me alertara tu presencia
Ni un color.

Puse cascabeles alrededor de mi garganta
para que me sintieras.
Y acaricié tu mano apoyada en tu corazón.
Una,
y otra,
y otra vez.

Esperé un millón de años.
El chocolate que preparé para nosotros, se derritió solo en mi boca sin tus besos.
Ausencia, vacío, desconsuelo, celos, dolor.
Otra vez el vacío.

Besé tus ojos
Los besé muchas veces.
Y luego Nada

Qué puedo hacer ahora que en mi boca
ya no tengo sabor.

Esperé un millón de años..........







EL TIEMPO DEL ADIÓS

Te alejas
por el tiempo
del adiós
como el viento
de un amor loco
que sin saber cómo
un día se va
y jamás ha de volver.
Aquí yacerán
para siempre
la fría sombra
de tus latidos
y un sueño
de aire y nada
que un mal día
se cansó de no ser.





QUERÍA DECÍRSELO

Quería decirle
que me sigue supurando aquella herida,
que las becadas siguen viniendo al lago,
y que no abrí aquel manifiesto,
ni leí aquella tesis,
que aún no consigo
repartir bien el tiempo,
y eso me abate.
Que el sauce
sigue llorando,
cuando el sol
derrite la helada
por las mañanas,
que ya no me quita el sueño
el hecho de no saber
nada de aquella buena muchacha,
que el miedo
campa por las calles a sus anchas,
que empiezan a faltarme sueños
que me aten a un mañana.
Que este tratar de volver
a hacer bien lo mismo siempre,
me enloquece en el día a día,
y a largo plazo
me entristece profundamente.
Que ya no reparto
pesares, desacuerdos o disgustos,
porque ya no me duelen,
solo vuelven
a arrancar lo suyo,
periódicamente,
como las becadas,
como la noche
cansada de noche.
Quería decirle,
antes de que mi silencio,
se lo contara.






Así

Es
así,
como
te miro y te admiro,
con los labios incendiados
de pasión y ese beso cargado de oxígeno.
Así, cuando te enredas en mi melena, y te aferras con
fuerza de ella; mientras las gotas de tu sudor resbalan hasta
las comisuras de mis labios. Y es así, como tu exhalación viaja por
mis tímpanos, recorriendo cada centímetro de esta piel que
lentamente va colapsando con la tuya; hasta que nuestros
parpados titilantes indiquen la muerte repentina.











En el hogar del cuerpo


Y al atravesar la bruma el tiempo detuvo su vuelo oscuro.
Envuelta mi desnudez en vapores con aroma de especias me acerco a ti atravesando despacio la penumbra del hammam, empapada en estrellas mi piel,
luz filtrada del pequeño universo pétreo en la bóveda del techo.

En mis manos tatuadas de henna llevo hechizos hechos caricia para ti.
En mi boca los cantos de Uzza y los relatos de Sherezade, alfombra mágica en la que viajará tu mente.
En mi lengua, desbordado un manantial de azafrán y miel.
En mis muslos...el refugio en el que tu lengua como sierpe de agua se desliza.

Atravieso la perfumada nebulosa y te siento... voz que me llama en ecos que reverberan en esta calma submarina, música de agua en umbrales y estancias. En ondas llega a ti mi presencia, manjar que esperas devorar en el círculo sagrado que forman tus brazos abiertos...
Asomados a nuestra propia alma en los ojos del otro me abandono a la humedad que me abre, perla oculta, presente único ofrecido a ti.
Eleva, agarra, funde, acaricia, saborea...voluptuosa locura que nos lanza al vuelo.








Comentarios

  1. No sé describir con cierta exactitud lo que siento en este momento... Euforia!!! Puede ser...
    Realmente admirable tu labor.

    Felicidades por todo este gran trabajo.

    Mil besitos y gracias mi querida amiga ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te abrazo, a ti y a tu sentir... y alimento mi alma con ello… GRACIAS mi preciosa Ana, me siento de corazón feliz, por sentir que os ha gustado y os ha hecho latir este Paraíso, que es vuestro, y sólo un comienzo de un maravilloso compartir de tanto… de tanto que somos y sentimos…

      Bsoss y cariños enormes 😘

      Eliminar
  2. Qué maravilloso proyecto, lo he disfrutado primero en silencio, y ahora ya voy dejándote mis huellas, pero seguiré disfrutándolo más veces, durante estos días, porque no dan ganas de salir de este ***Paraíso***.

    Admiración es lo que siento por todo lo que has hecho, y no tengo palabras de agradecimiento, mi preciosa Ginebra, no me salen, es mi corazón el que se expresa en emoción.

    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es un verdadero lujo sentiros así de cerca, y desde ese latir de vuestras hermosas plumas, pero sobre todo, desde los GRANDES corazones que laten tras ellas… Así pues, sois vosotr@s mi inspiración, por lo que os estaré eternamente agradecida…

      Bsoss y cariños enormes, mi preciosa María 😘

      Eliminar
  3. Amiga Ginebra, me dejas sorprendido y maravillado con tu hermoso proyecto, es una delicia en todo aspecto, un deleite que enriquece el corazón, y entre tanto talento, es un honor para mi ser tomado en cuenta en este Paraíso de Letras. Mil gracias amiga por esta maravilla que has creado y nos compartes y por la oportunidad de ser parte de ella. Gracias Ginebra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer siempre mío por contar con vuestra valiosa presencia… y vuestras exquisitas plumas… Así pues soy yo, la que debo daros mis más sinceras gracias, con todo mi cariño…

      Bsoss enormes, mi querido Jorge…

      Eliminar
  4. Ayer no vi esta sección... ¡Madre mía, Ginebra! Esto es un lago de agua pura y brillante alimentada con la esencia de lirios, rosas, claveles, nardos...Un jardín en el cual una deliciosa aura te acerca dulcemente las melodías que cada una de las flores exhala desde el centro mismo de su cáliz...
    Lo que has hecho, Ginebra, dice muchísimo de ti. Es más, lo dice todo. Eres un Alma Extraordinaria.
    Fíjate, hará un par de meses iba a dejar el G+, hastiado una vez más de tanta tierra árida. La casualidad hizo que me cruzase con alguien, a través de ese alguien os he ido conociendo, y...Ahora me veo aquí, feliz, en medio de tanta grandeza, de tanta luz y tantas exquisitas plumas...
    La vida te da sorpresas que decía Rubén Blades.
    Gracias, mil gracias por dejarme estar aquí, amiga mía. Ni tú te imaginas lo que siento, ni yo encuentro la palabra que lo exprese.
    Besillos mil llenos de mi cariño y mi gratitud ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso lo que expresas, mi querido Luis… Este precioso latido que me dejas, es una maravillosa luz que impulsa a mis pasos en este camino de letras y de tantos que sentimos y danzamos con ellas… Sin duda, eres una gran inspiración para este proyecto en el que reunir a grandes plumas, grandes personas… ademas de abrazar esa esencia que nos vincula, haciéndonos crecer y enriquecernos…

      GRACIAS de corazón por tus palabras, mi preciado amigo… Un verdadero placer saberte y sentirte aquí…

      Bsoss enormes, y muy feliz semana.

      Eliminar
  5. Eres increíble, tu generosidad no tiene límites. Te esmeras tanto y tan bien que lo haces como si nada. Un trabajo tan grande que está hecho como con una varita mágica...

    Mil besos con todo mi cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de espíritu inquieto, y mi mente esté en permanente centrifugado… Me gusta crear, pero sobre todo Sentir… Así que cuando Siento, desde el respeto, admiración y cariño, esa varita se pone en marcha, pero como siempre digo, para que la magia se produzca, ambas partes tienen que estar provistas de ese halo de luz… y aquí, en estos lares de tantos que sentimos y escribimos, en vosotr@s... la encontré…

      Gracias de corazón por Ser y estar, mi preciosa Marián…

      Bsoss y cariños enormes 😘

      Eliminar
  6. Letras vivas, es lo primero que se me viene a la mente al visitar este rincón. Logras reflotar sentimientos que fueron y que creía olvidados.

    Gracias por tu generosidad Ginebra.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué feliz me hacen tus palabras, mi querido José… Los sentimientos han de seguir siempre a flote y navegando a toda vela… pues ellos son el motor de nuestras vidas… Y si con este Paraíso, que somos todos y cada uno, podemos hacer que ellos brillen con más intensidad, seguro será una experiencia maravillosa que vivir, y compartir con otros que también sientan de esa manera…

      Mil gracias por Ser y estar, amigo…

      Bsoss enormes.

      Eliminar

Publicar un comentario

Actividades De Paraíso...

Actividades De Paraíso...

Vosotr@s...

Vosotr@s...

... ¿Te Unes?...

... ¿Te Unes?...

El Salón De Paraíso...

Mi más sincero agradecimiento a todos y cada uno de los que habéis estado ahí, conmigo y con todos los compañer@s bloguer@s, en la creación de este “Paraíso De Letras” en el que reunir todas esas plumas que laten y comparten sentires… Espero y deseo sea un hermoso viaje en el que crecer y enriquecerse, y en el que darse a conocer y promover todos esos blogs que son parte de nuestras vidas, pues en ellos volcamos todo eso que nos inunda y que de alguna manera, desea ver la Luz…

Quedan pues las puertas abiertas… Sed todos bienvenidos, los que estáis… y los que deseen unirse a Paraíso…

Bsoss y cariños enormes!

Ginebra Blonde

Ginebra Blonde

Cómplices...

En el apartado "Compañer@s De Letras" del blog, Variétés, podréis encontrar las propuestas para participar... Gracias!

¿TE ANIMAS?...

Tan sólo el principio, maravilloso principio,
de ese viaje de letras..., y sentires compartidos
en el que TÚ, también estás invitad@...

Gracias a tod@s... (Siéntate y disfruta)

*Ginebra Blonde*
(Silencia o pausa el reproductor que aparece al final del muro lateral del blog)

.

.

Los enlaces de vuestros cubos (aquellos que habéis participado en el proyecto "seis palabras") están en código gadget para incrustarlos en vuestros blogs, así pues, quién lo desee, sólo tiene que mandarme un correo y a través de él os lo haré llegar...

ginebrapg@gmail.com


*Magia Y Esencia*

*Magia Y Esencia*

**TAPICES**... (TEJIENDO LATIDOS)... ¿ENTRAS?...

*Vuestros Detalles* ♥

¿Qué Me Cuentas?...